Cada día, una lección

El fin de semana en el que Gabriel ha cumplido siete meses, ha sido también el fin de semana en el que se ha metido sus dos primeros tortazos. Guapos, guapos. El primero, el viernes después de comer, contra el borde de la mesa de la cocina. Todo el papo marcado, de lado a lado. Y esa sensación de culpa, de impotencia, de “ojalá me hubiera pasado a mí”, que se apoderó de los tres que comíamos con él. Y el segundo, hoy, hace apenas unas horas, contra el somier de la cama. No fue quizás tan escandaloso como el del viernes, pero el resultado ha sido peor: un enorme chichón rojo y morado en medio de la frente.

Pequeño descontrol

No puedo ponerle nombre al sentimiento, porque, como todo con Gabriel, es nuevo. Sólo sé que cada vez que pasa me vuelvo loca, se me suben las lágrimas a los ojos y le pongo aún más nervioso de lo que ya está él. Y esa sensación de descontrol en el momento en el que más debería mantener la calma es dura, muy dura. Sé que quedan muchos golpes por llegar y que tendré tiempo más que de sobra para irme entrenando y tranquilizado, pero de momento me he sentido superada en las ocasiones en las que más he debido mantener la calma. Y eso no me hace sentir muy buena madre.

¿Por qué lo escribo? Porque quizás así integro mejor el aprendizaje. Porque cada día es una lección y no todos los momentos son buenos con un bebé en casa. Ni mucho menos. Con siete meses recién cumplidos, Gabriel gatea por todas las habitaciones e intenta ponerse de pie a la mínima que tiene ocasión. Bañarle es un pequeño suplicio desde hace unos días porque siento que el peligro acecha en cada esquina. No hablemos ya de cambiarle el pañal, misión casi imposible desde hace más de un mes. Y cuando me toca hacerlo todo seguido -quitar ropa, quitar pañal, limpiar caca, dar un baño, secar, cremas, poner pañal, poner ropa- termino agotada, como si hubiera entrenado para una maratón, y con ganas de estar sola, aunque sean cinco minutos, para poder recordar por qué me gusta ser mamá.

Y a ti, ¿también te ha pasado? ¡Cuéntame tu experiencia en comentarios! 👇

"Nacer en tiempos del coronavirus" también en Instagram - instagram
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *