El BLW o el arte infantil de comer con las manos

El Baby Led Weaning es diversión asegurada. Es el arte de comer con las manos y dejarlo todo perdido: babero, ropa, trona, paredes y suelo de la cocina. Es la felicidad extrema para cualquier bebé que tiene la oportunidad de manosear nuevas texturas y exponerse, poco a poco, a nuevos sabores y olores. Y es el orgullo de unos padres que ven a su hijo comer de la misma comida que se ha preparado en casa para el resto de la familia. Y sin rechistar.

El BLW es mucho más que una moda. Es una forma de entender la alimentación, una que pasa por darle independencia al bebé, confiar en él y dejarle que disfrute de comer sano y rico. Con unas mínimas adaptaciones, toda la familia podrá compartir mesa y plato y cada comida será un momento precioso para disfrutar juntos.

mother giving an tangerine to her baby

Pero, como todo en la vida, lo desconocido cuesta un poco. Por eso, la asesora de BLW juega un papel fundamental para quitarnos ese miedo. «¿Y si se atraganta?» «¿Con qué alimento empiezo?». En este post, Sara (@babyledweaningespana), Raquel (@blw_receptes), Lucía (@malumecuida), Nuria (@blw_a_comer) y Laura (@laura.zubeldia.blw) nos hablan sobre todo ello.

Inicios en el Baby Led-Weaning

¿Qué es el BLW y por qué lo recomiendas? 

Sara: A mí la definición que más me gusta es la de “alimentación complementaria dirigida por el bebé”. Es un método para ofrecer los alimentos cuando el bebé empieza con su alimentación basado en la introducción de sólidos adaptados, pero, sobre todo, un método basado en el respeto, que sigue los ritmos del niño y le convierte en protagonista y sujeto activo de su alimentación fomentando además sus destrezas motoras y dando un soporte emocional completo desde el inicio.

Raquel: Para mí el Blw es ofrecer al bebé la opción de descubrir los alimentos por sí solo. Las texturas, los olores, los sabores, y de allí, que aprenda a gestionar una vez empieza a introducir los alimentos en la boca. Es todo un proceso de aprendizaje que ellos marcan a su ritmo. Lo recomiendo porque me parece mucho más natural y porque al ofrecer los alimentos solos por primera vez y no mezclado con otros hace que descubran las frutas y verduras con su sabor original. 

Lucía: El Baby Led Weaning es un método de introducción de alimentos totalmente respetuoso desde los inicios de la alimentación complementaria. Nosotros siempre trasladamos que al final también se trata de una filosofía de vida donde, como familia, tomamos mayor conciencia en cuánto a qué comemos en el hogar para poder poner así al alcance de nuestro bebé alimentos saludables.

Nuria: El BLW o alimentación autorregulada por el bebé es un método de alimentación el cual permite introducir a los bebés los alimentos directamente sólidos, de este modo les permite alimentarse por sí mimos sin recurrir a los triturados. Gracias a él, el bebé se integra como un miembro más en la mesa con la familia durante las comidas.

Los beneficios del BLW son muchísimos, yo lo recomiendo especialmente por:

  • Permite a los bebés explorar y aprender el sabor, la textura, el color y el olor de cada alimento, ya que se introducen de uno en uno.
  • Fomenta su independencia y confianza ya que el bebé va a ser capaz de alimentarse sólo, lo que le va a permitir aprender a autorregular sus mecanismos de hambre y de saciedad, ya que no se le obliga a comer.
  • Ayuda a desarrollar su coordinación ojo-mano-boca, fomenta la masticación y refuerza la musculatura maxilofacial.

Laura: El Baby Led Weaning es una forma diferente de introducir a los bebés en la alimentación complementaria, más respetuosa y divertida, que permite al bebé decidir cuánta cantidad y qué tipo de comida ingerir. De esta manera se previenen problemas como la obesidad y malas relaciones con la comida a corto y largo plazo, se fomenta la autonomía del niño y se le permite decidir sobre su propia alimentación.

El BLW es un método basado en el respeto, que sigue los ritmos del niño y le convierte en protagonista

Sara Traver

¿Cuándo sé que mi bebé está preparado para iniciarse? 

Sara: En primer lugar, debemos tener un bebé que tenga 6 meses cumplidos y a partir de ahí podremos valorar otros aspectos. ¿Es capaz de mantenerse sentado sin ayuda? ¿Tiene interés por los alimentos? ¿Coordina ojo-mano-boca? ¿Ha eliminado el reflejo de extrusión? Si alguno de estos hitos no se cumple, será conveniente esperar unos días más.

Raquel: Se recomienda esperar hasta los seis meses de edad, y tener en cuenta que el bebé se pueda mantener sentado, tenga interés por la comida, el reflejo de mano y boca y que haya perdido ya el reflejo de extrusión. Nunca antes de tener estos requisitos para empezar con éxito.

baby girl in pink dress sitting on sofa

Lucía: Para tener claro que podemos empezar a iniciar el método, nuestro bebé debe reunir los siguientes requisitos:

  • Tener 6 meses (esto siempre puede variar, es decir no significa que a partir de este momento haya que empezar si no que tiene que ser un sumatorio de los siguientes).
  • Coordinación ojo-mano-boca: El bebé tiene que ser capar de observar un objeto, cogerlo y llevárselo a la boca. Esto al final repercute en que tenga así la suficiente madurez para poder coger un alimento por sí solo/a y acercarlo a la boquita
  • Mantenerse sentado por sí solo o con apoyo: este es uno de los puntos más complejos en relación a su comprensión. ¿Por qué? Muchas familias o profesionales sanitarios piensan que si el bebé no es capaz de sentarse todavía no está capacitado para iniciar BLW, pero en realidad la mayoría de los bebes a los 6 meses todavía, a nivel motor, no han alcanzado este hito evolutivo (muy próximo con alcanzar también la etapa de pre-gateo) y no por ello debemos descartar el inicio del BLW. Este requisito tenemos que valorarlo de dos modos: si el bebé se sienta solito/a ¡requisito cumplido! Pero si no lo hace, lo que debemos de valorar es que, si lo ponemos por ejemplo en una trona, no se caiga hacia adelante o hacia los lados, asegurándonos así que está colocadito/a en 90º. De todos modos, la mayoría necesitan que les coloquemos unas toallitas dobladas en los laterales y por detrás al principio, aunque también podemos iniciarnos en la AC. desde el regazo siempre acompañados/a de otro adulto para que compruebe frontalmente la interacción del bebé con la comida.

Otra cosa muy importante de este requisito es que NO debemos de “entrenar” a los bebés tiempo antes colocándolos en la posición de sentando para que aguanten mejor, debemos respetar sus ritmos ya que adelantar etapas a nivel motor puede ser contraproducente.

Nuria: Sabemos que nuestro bebé está preparado para iniciar la AC cuando cumple con los siguientes requisitos:

  1. Tener autonomía con sus manos y una buena coordinación ojo-mano-boca; es decir que el bebé sea capaz de coger el alimento y llevárselo a la boca.
  2. Mantenerse sentado en la trona con mínimo apoyo.
  3. Muestra interés por la comida.
  4. Que haya desaparecido el reflejo de extrusión

Laura: Los bebés nos mandan señales que nos dicen si está preparado para empezar la AC traduciéndose en una serie de requisitos como perder el reflejo de extrusión, mantenerse sentado sin apoyos y saber llevarse los objetos a la boca.

¿Un alimento ideal para empezar? 

Sara: Para mí hay 5 infalibles en el top primeros alimentos: pan, plátano, brócoli, mango, zanahoria al vapor.

Raquel: Para mí, zanahoria, calabaza o manzana al vapor.  

Lucía: Lo más importante en este tema es que las familias sepan qué alimentos NO pueden tomar, así como en qué formatos no se pueden ofrecer. A partir de ahí lo más importante es que empiecen por aquellos que les aporten mayor confianza para así adquirir mayor seguridad ya que al principio muchas familias nos transmiten que tienen un poquito de miedo. Si quisiéramos concretar, alimentos como el brócoli, tomate, naranja, patata/boniato, avena, aguacate, plátano…son buenas opciones. Lo que sí es importante es ir ofreciendo alimentos ricos en hierro cada poquitos días para tener cuando antes una rutina diaria rica en hierro.

Nuria: No hay un alimento concreto por el cual empezar, yo siempre digo que hay que empezar por el alimento que más confianza nos dé. Lo importante es que el alimento que ofrezcamos tenga el corte correcto para que el bebé lo pueda coger bien, la cocción o punto de maduración óptimo, para que la textura sea blandita y el bebé lo pueda coger y ponérselo en la boca con total seguridad.

Los alimentos con los que más se suele empezar son plátano, brócoli, avena, patata, pero se puede empezar con cualquiera (excepto los prohibidos, que están explicados unas preguntas más abajo).

Laura: Cualquier alimento que por textura y forma le permita gestionarlo sin mucha dificultad para evitar frustraciones.

fresh vegetables under running water in metal bowl

“Me encantaría darle comida sólida a mi peque, pero me da miedo que se atragante”. ¿Cuántas veces has escuchado esta frase? ¿Cómo tranquilizarías a la persona que te lo dice? 

Sara: El atragantamiento es un miedo muy real de las familias. Lo mejor es revisar los estudios y recomendaciones más recientes para darse cuenta de que es igual de seguro que ofrecer triturados siempre que se haga en la forma correcta. Obviamente no podemos darle uvas el primer día. Aún así, tener unas nociones básicas de primeros auxilios siempre es buena idea, no por el BLW, por todo.

Raquel: Yo siempre digo, que el miedo es normal. Es algo nuevo y nos da respeto. Pero no se lo podemos transmitir a nuestro hijo. Ya que las caras son muy importantes y ellos confían en nosotros. Es como el andar, tiene que caer para aprender, pues la alimentación complementaria es lo mismo. Aprender a gestionar. 

Lucía: Creo que casi todos los días escucho/leo esta frase. Lógicamente nuestro instinto como padres hace que tengamos ese profundo miedo a que le pase algo malo a nuestros bebés, por ello lo mejor en estos casos es estar bien informado. Empezar la alimentación complementaria “por libre” sin ninguna formación previa, con un simple papel de pautas que te dan en la consulta de pediatría (en muchas ocasiones desactualizada) puede hacer todavía que nos sintamos más perdidos y en consecuencia entrar en bucle con el enorme miedo de que mi bebé se va ahogar.

Por ello siempre transmitimos a las familias que hacer un buen taller de primeros auxilios, así como un taller de alimentación complementaria y BLW bien completo es la mejor herramienta para ganar en seguridad. El saber cómo debes de actuar en una situación de emergencia (no porque hacer BLW sea peligroso) nos puede dar un punto de tranquilidad… pero el saber también cómo debemos ofrecer cada grupo de alimentos, qué factores importantes debemos de tener en cuenta y mucho más son sin duda muy necesarios para que las familias se sientan empoderadas.

Nuria: Es una de las frases que más escucho tanto en las asesorías privadas como en los talleres, es un sentimiento súper normal y no aprendemos a gestionarlo hasta que realmente le damos la oportunidad al bebé para que coma solito.

Siempre aconsejo hacer un curso de primeros auxilios para saber cómo actuar ante un atragantamiento, no por el BLW que es un método seguro, sino por que empiezan una época que cualquier objeto se lo meten en la boca, y saber como actuar a los padres les da más confianza.

También aconsejo hacer un taller para iniciarse en el BLW ya que en la consulta de los pediatras dan muy poca información o nula, así los padres se pueden preparar antes de iniciar la AC y también les quita miedos ya que la información es poder. Pero lo más importante es confiar en el bebé ya que siempre que se siga unas normas, el BLW es un método completamente seguro.

Laura: La mandíbula está diseñada para ejercitarse, igual que las piernas por ejemplo. Si por miedo a que se caiga al aprender a caminar lo dejáramos todo el tiempo en un carrito las piernas se atrofiarían o no se desarrollarían correctamente. Pasa lo mismo con la comida, si por miedo a que se atragante no le permitimos que aprenda y que mueva la mandíbula, mastique y demás, sus músculos maxilofaciales se atrofiarán o no se desarrollarán correctamente.

El miedo es normal, pero es igual que andar, los bebés tienen que aprender a gestionarse

Raquel Orgillés

¿Se puede dar todo tipo de alimento sólido desde el principio? ¿Qué recomendaciones debemos tener en cuenta? 

Sara: Básicamente evitar alimentos crudos y duros (manzana, zanahoria), redondeados y escurridizos (uvas, cherrys) y pequeños y duros (frutos secos). También hay otros alimentos que deben retrasarse por diferentes motivos como el azúcar, la sal, algunas verduras de hoja verde, la miel…

Raquel: No. Las texturas son muy importantes. Nunca dar nada que no podamos prensar nosotras mismas con un dedo. Y luego, hay unas pautas a seguir, que van variando. Pero generalmente son unas muy marcadas. Lo que siempre se tiene que ir informando por si hay cambios.

Lucía: No, pero la mayoría sí. Sin duda es uno de los puntos importantes en este proceso. Alimentos como la manzana, el pimiento, el apio, la zanahoria en crudo están prohibidos durante los primeros años. Otros alimentos como los frutos secos, alimentos ovalados (arándanos, cherrys, champiñones pequeños, gajos de mandarina…) tampoco se pueden ofrecer en su formato natural, deben ser transformados mediante cortes en concreto o diferentes preparaciones.

Nuria: No, ya que hay alimentos que por su forma o textura están desaconsejados y otros por su calidad nutricional. Se puede dar casi cualquier alimento, excepto los prohibidos: miel, verduras de hoja verde, palomitas, carnes de caza, cabeza gambas, pescados de gran tamaño, bebidas de arroz o tortitas de arroz, sal, azúcar, infusiones, algas, alimentos pocos cocinados (carne- pescado-huevos), lácteos y alimentos duros o redondos.

Por otro lado alimentos como uvas o tomates cherry se pueden ofrecer pero nunca enteros ni cortados por la mitad se deben cortar a cuartos, la manzana siempre al vapor, al horno o rallada, nunca ofrecer la manzana en crudo en cambio las frutas que ofrezcamos han de estar maduras para que tengan una textura blanda y la zanahoria siempre cocinada.

Es importante antes de ofrecer un alimentos probar si lo podemos aplastar fácilmente con nuestros dedos haciendo la pinza, si no nos supone dificultad alguna a nuestros peques, aunque no tengan dientes, tampoco.

Laura: Se puede dar todo tipo de alimento sólido desde el principio que cumpla unas características determinadas como que sea en una forma fácil de agarrar por el bebé y que su consistencia sea tal que podamos aplastarlo con el dedo índice y pulgar, así sabremos que podrán aplastarlo con las encías aunque no tengan dientes.

fresh berries on trays in market

Ejemplos, utensilios y recetas

Pongamos algunos ejemplos. ¿Podemos dar pan de molde a un bebé de 10 meses? ¿Pan con semillas? ¿Y alguna bebida vegetal? 

Sara: Bueno, si queremos darle pan lo cual es fantástico, mejor uno de calidad… el pan de molde no es la mejor opción a nivel nutricional. Las semillas tampoco pueden tomarlas salvo si son muy pequeñas como chía o amapola. Pero sí pueden tomar un trozo de pan integral o blanco entero, lo que llamamos el “pico” es perfecto para empezar. Las bebidas vegetales para cocinar están bien, es importante revisar siempre los ingredientes.

Raquel: Personalmente no soy muy amante del pan de molde, las migas hacen “bola” y para mí es mucho más peligroso que un buen trozo de pan. Las semillas si están molidas no hay problema, y si son enteras en el caso del lino o el sésamo (que son de las más pequeñitas) si entran, salen tal cual ya que no se digieren en el estómago. Y las bebidas vegetales (excepto la de arroz) se pueden consumir en elaboraciones. Y a partir del año se pueden ofrecer bebidas.

Lucía: En estos casos habría que valorar diferentes factores. Lo ideal es que ese pan de molde fuera hecho en casa para asegurarnos de la composición total de los ingredientes (especialmente para asegurarnos de que no contenga ni azúcar añadido ni sal). Además, sería importante que fuera hecho de harinas integrales “de verdad” ya que en la actualidad existe mucha información engañosa respecto al etiquetado y podemos encontrarnos en letras grandes ¡100% integral! y eso no ser cierto…

Si por el contrario no podemos hacerlo en casa, la mejor opción es que sea de una panadería de confianza o con un etiquetado bien claro para valorar lo anterior dicho. Eso sí, la mejor opción siempre va a ser un buen pan tradicional integral, de espelta, de centeno sin sal 😀

Por otro lado, el pan con semillas. En estos casos debemos asegurarnos de que han sido todas introducidas de manera individual previamente ya que es muy importante que nunca ofrezcamos en el mismo día más de un alimento nuevo. Las semillas aportan nutricionalmente muchas cosas positivas en nuestra dieta y por consiguiente en la de nuestros/as hijos/as, pero también hay que saber cómo deben ser consumidas.

Respecto a las bebidas vegetales, este es un tema que recalco muchas veces respecto a su consumo; es decir, NO debemos abusar de ellas u ofrecérselas para consumo habitual, debemos pensar que son un buen recurso, eso sí, siempre aquellas sin azucares añadidos, para ciertas preparaciones antes del año en sustitución de la leche de vaca/cabra/oveja, pero para nada más. Debemos pensar que las bebidas vegetales son mayormente agua y el ingrediente protagonista en cuestión (avena, almendra, nuez…), pero este último siempre está presente en la bebida en un porcentaje muy bajito. En conclusión, su uso debe ser sólo para preparaciones (gachas de avena, bizcochos, salsa bechamel, etc.). Lo que sí debemos evitar en la etapa de la alimentación complementaria son las bebidas de arroz y soja.

No debemos abusar de las bebidas vegetales, pero sí son un buen recurso para algunas preparaciones

Lucía Camba

Nuria: No seria lo mejor, ya que el pan de molde es un procesado, además lleva azúcar y sal que no se recomiendan a menores de 12 meses. Los bebés pueden tomar pan, siempre sin sal y preferiblemente de harina integral.

Respecto a las semillas pueden tomar, si son de pequeño tamaño (chía, lino, sésamo…). No hay problema. Sobre las bebidas vegetales, son aptas desde el inicio de la AC pero solo en preparaciones (porridge, muffins, galletas caseras) excepto la de arroz que está prohibida por que pueden contener arsénico.

Laura: El pan de molde no es recomendable por su consistencia que se hace masa en la boca y se pega al paladar. Las semillas y frutos secos enteros tienen alto riesgo de atragantamiento por lo que no se deberán ofrecer al bebé hasta los 5 años más o menos que le salen los molares. Hasta entonces deben estar molidos en harinas o cremas e integrados en recetas para evitar riesgos de bronco aspiración. Las bebidas vegetales son aptas, excepto la de arroz por altos niveles de arsénico. Igualmente no conviene abusar de bebidas vegetales ya que en el proceso de elaboración se liberan azúcares libres perjudiciales para la salud.

Precucharas, boles y platos con ventosas, baberos que parecen vestidos… ¿qué utensilios son necesarios realmente para el BLW? 

Sara: Para empezar, lo que más falta hace son ganas y mucha ilusión. Los utensilios que se compren, que hay variedad de todo tipo, que sea porque nos hace especial ilusión, pero no porque haya nada necesario de verdad. Lo que sí recomiendo es una buena trona que se limpie bien.

Raquel: Para empezar, empezar, ninguno. Solo una buena trona donde el niño se siente cómodo y la bandeja le llegue a una altura adecuada donde él pueda mover sus bracitos bien y no tenga que levantarlos. Los baberos hay de mil colores, tamaños o gustos. En mi opinión, depende mucho de la estación del año. Si es verano, nada y luego a lavarse. Si es invierno, se puede poner un babero cómodo para el pequeño. Para mí es muy importante que él se pueda mover sin problema y no le moleste. Más adelante se puede empezar con platos con ventosa, boles etc… A gusto del consumidor, porque hay muchas opciones actualmente. Y tema cubiertos, por favor, que hagan su función, lo más parecidos al de los adultos, que pobres niños, se vuelven locos para poder coger un trocito de fruta.

Lucía: Si nos paramos a reflexionar profundamente en el caso de que no tuviéramos una buena etapa en la economía familiar en el hogar te diría que con un bebé, sus manitos y alimentos en el formato adecuado sería suficiente pero sí que es verdad que ciertos utensilios nos pueden ayudar un poquito en esta etapa.

Los platos con ventosa son un gran invento ya que muchos bebés pasan por la etapa de querer tirar todo por los aires y oye… evitar que el plato salga volando es una ayudita jeje Sin ir más lejos, a mi hija de 18 meses le sigue encantando tirar cosas al suelo y gracias al plato con ventosa me evito un mal mayor, lo mismo con los boles que en este caso nos van a servir para texturas mas líquidas o grumosas ( gachas, arroces, sopas…).

En cuanto a las pre-cucharas sí que me parecen un buen invento, sobre todo para que desde los 6 meses “trabajen” la coordinación, pero sin frustrarse mucho, ya que por su diseño siempre va a tener algo de alimento y especialmente me parecen interesantes para aquellas familias que empiezan con texturas grumosas ya que de este modo le ofrecen un poquito de autonomía algo que no suele suceder en los casos donde se utiliza el método purés.

Respecto a los baberos, volvemos un poco a lo que te transmitía al principio, son un elemento que nos ayuda un poquito en el “desastre” que se forma a veces con ciertas preparaciones, siendo conscientes de que a veces no tenemos mucho tiempo para bañar el bebé a posteriori, y además en este caso los baberos de bolsillo le ayudan incluso al bebé a autogestionarse ya que por ejemplo si le caen unos macarrones es el mismo quién los coge para seguir con la comida.

Después hay otros utensilios para esta etapa que sí que no los aconsejo tales como los chupeteros para meter comida anti ahogo o los vasitos de aprendizaje con tetinas blandas. En estos casos si que considero que no son necesarios en absoluto, es más…interfieren en el aprendizaje.

black father with daughter near table with fruits in kitchen

Nuria: Las precucharas son fundamentales para el inicio de la AC, ya que permite a los bebés alimentarse por si solos con texturas semisólidas como porridge de avena, plátano chafado, aguacate chafado.

Al principio de la AC es mejor poner el alimento directamente en la bandeja de la trona, ya que a los bebés les resulta más fácil poder cogerlos, cuando ya tienen más habilidad ya se puede incorporar el plato con ventosa, es fundamental para que no salga volando, literalmente.

Los baberos con bolsillo son la mejor elección, ya que mucha comida que se les cae va a parara al bolsillo del babero.

Laura: Al principio los bebés se entretienen con una mosca, por lo que lo mejor es evitar cubiertos y platos y así conseguir se concentren en la comida y en lo que hacen con ella. Las precucharas y vasos anti goteo no enseñan nada al bebé y retrasan el aprendizaje. Un bebé debe aprender cuanto antes a que si el vaso lo vuelca el agua se cae y así ir controlando poco a poco sus movimientos para evitar que se le caiga.

Al principio es mejor evitar cubiertos y platos y conseguir que los bebés se centren en la comida y en lo que hacen con ella

Laura Zubeldía

Apostar por este tipo de alimentación complementaria suele despertar inquietud en nuestro entorno, en especial en los abuelos. ¿Cómo podemos convencerles de que es bueno para el bebé? 

Sara: Los abuelos acaban siendo los más orgullosos… hacerles partícipes, ir enseñándoles poco a poco los avances y pedirles que confíen en nuestro criterio como padres, ellos solos acabarán dándose cuenta de los beneficios.

Raquel: Creo que no se tiene que convencer a nadie, ya que es la decisión de los padres, o madre en mi caso. Si que es verdad, que muchas familias dependemos de los abuelos para que se queden con el menor mientras estamos trabajando. En ese caso, lo importante es dialogar y que el abuelo/a no se sienta presionado a hacer algo que no le hace sentirse seguro. Y el blw, no solo son texturas sólidas, pueden ofrecer purés. Pero para mí, lo importante es que el pequeño se autogestione, aunque sea un puré.

Lucía: Si te soy sincera es un tema tan común que hasta a mí me ha pasado esto… En estos casos siempre les transmito a las familias que la crianza y educación es un tema de papá y mamá. El mundo de la opinología es quizás una de las cosas mas duras en la crianza de nuestros/as hijos/as, todo el mundo sabe, todo el mundo entiende. Por supuesto que los abuelos siempre nos van a dar consejos desde el cariño y la buena intención pero esto no significa que sean consejos adecuados ya que la mayoría son desactualizados y basados en mitos o tradiciones sin ninguna evidencia.

Lo ideal sería que alguno de los miembros se animara a realizar un curso también 😀 Cada vez son más las abuelas que se animan y eso nos alegra un montón.

También es cierto que al principio el entorno en muchas ocasiones traslada muchos miedos a las familias, pero a medida que los bebés van asentando la etapa de la alimentación complementaria son muchas las madres que nos dicen cómo los/as abuelos/as se siente orgullosos/as de verlos comer tan variado y saludable por lo que… mucha paciencia…información contrastada y tiempo 😀

Nuria: Es más complicado convencer a los abuelos ya que en su época no se oía hablar de BLW y la única forma que recomendaban era papillas y empezar a los 4 meses. Yo siempre digo que hay que respetarlos, explicarles en que consiste el método e incluso que hagan el taller de introducción a la AC con nosotros. Si no tenemos más remedio que dejar al bebé con los abuelos no hay que forzarles, es importante que ofrezcan el alimento de la forma que más seguridad les dé. Eso sí,  si no quieren ofrecer sólidos se puede ofrecer el alimento chafado con un tenedor y precuchara, de esta forma lo suelen aceptar bastante bien, siempre explicándoles que nunca se le va a forzar a comer si el bebé no quiere más.

Laura: Los abuelos seguramente en su infancia fueron alimentados así, lo natural siempre es mucho mejor. La batidora se inventó hace relativamente poco y antes ningún niño a se ahogaba comiendo.

Si los abuelos no quieren ofrecer sólidos, podemos proponerles que le ofrezcan el alimento chafado

Nuria Moreno

¿Compartes un ejemplo de receta sana y rica apta para un bebé menor de un año?

Bizcocho vegano, sin azúcar y sin gluten:

Guisantes con sésamo, hummus de garbanzo y zanahoria y «croqueta» de calabacín

Tortitas de avena y plátano

Hamburguesas de boniato, quinoa y calabacín

Albóndigas de salmón


Sobre ellas

Sara Traver (@babyledweaningespana)

Después de muchos años intentando ser madre, por fin en el 2015 mi hija llegó para hacer realidad este sueño. Soy una de esas mujeres que estaba segura de que no  iba a dar el pecho, hasta que me quedé embarazada y todo cambió.

Soy una de esas mujeres que estaba segura de que no  iba a dar el pecho, hasta que me quedé embarazada y todo cambió. Cuando le vi la cara a mi pequeña supe que no solo estaba deseando que nuestra lactancia saliera bien, quería además una crianza que nos respetara a ambas al máximo. Con esto no quiero decir que mi elección sea la mejor, ni mucho menos, pero la experiencia tan positiva con mi hija me ha empujado a formarme en este sentido, porque siento que lo que es bueno para nosotras, quizá sea bueno para otras familias y sus hijos. Por eso, actualmente soy asesora de lactanciaasesora de baby-led weaning y asesora de sueño. Desde hace unos años me dedico a acompañar a las familias en las diferentes etapas y procesos de la crianza de 0 a 6 años.

A través de mis redes sociales y mi blog, mi objetivo es divulgar y concienciar a las familias y a los profesionales sanitarios sobre la importancia de llevar una alimentación saludable y respetada desde que los bebés empiezan con la alimentación complementaria y hacer de la comunidad “Baby-led weaning España”, que cuenta ya con más de 100mil seguidores entre Facebook e Instagram, un referente a la hora de buscar información sobre alimentación complementaria y sueño.

Soy autora de Dulces sueños para niños despiertos, mi primer libro, una guía práctica sobre el sueño infantil. Además de en mis redes sociales, puedes encontrarme como profesora de la Escuela Bitácoras, en la Asociación Despertares Maternidad y como parte de la comunidad Gentle Sleep Coach desde diciembre de 2019.


Raquel Orgillés (@blw_receptes)

Soy Raquel de 37 años, mamá de Nora de 15 meses. Somos una familia monoparental (por elección). Durante el confinamiento, empezamos con la alimentación complementaria y se me abrió un nuevo camino que desconocía. A mi desde siempre, me ha encantado la cocina y juntar maternidad con elaborar comidas para Nora, ha sido una gran medicina para mí.

Creé mi Instagram con el fin de separar mi día a día, de las comidas de la peque. Y en poco tiempo empecé a tener muchas mamás interesadas en mi hobby. Así que, en plena baja laboral, por ansiedad, dada mi situación económica y familiar, empecé a estudiar para formarme como asesora. En breve acabo y, aunque no me dedico a ello, me encanta la comunidad de mamas que se ha ido formando con naturalidad, en mi página. Y eso me llena. Así que por ahora seguiré soñando, creando y enfocando el BLW a dar ideas y opciones variadas para las comidas de nuestros peques, adaptadas para toda la familia.


Lucía Camba (@malumecuida)

Lucía Camba, educadora infantil, especializada en estimulación musical temprana, experta en alimentación infantil y desarrollo motor. Co-fundadora de @malumecuida y @malumecuidashop y lo más importante mamá de una bebé de 18 meses, la gran impulsora y motor de este proyecto, gestado durante su embarazo.

@malumecuida es un espacio virtual lleno de vida desde todos los rincones del mundo. Desde la rigurosidad científica, el respeto por la infancia y la pasión por la divulgación, junto a su pareja el Doctor @manuelvisothedoc han creado una comunidad para acompañar a las familias y profesionales de la primera infancia.

@malumecuidashop es una tienda online, con juguetes y materiales especialmente seleccionados para acompañar de una manera adecuada el desarrollo de cada bebé-peque. Las pedagogías Montessori, Pikler, Waldorf están muy presentes. Donde además hay una enorme apuesta por los juguetes en madera y los cuentos, un recurso clave en el desarrollo los primeros años.

Todos sus productos, así como talleres podéis encontrarlos en www.malumecuida.es


Nuria Moreno (@blw_a_comer)

Me llamo Nuria y decidí estudiar nutrición infantil al nacer mi hijo y empezar la AC. Entendí por todas las dudas y miedos que pasan las familias a la hora de empezar la AC y más si quieres hacer BLW ya que la información que nos facilitan los pediatras es escasa.

Quería aportar mi granito de arena, ayudar a las familias a que no tengan miedo, a darles seguridad acompañarles y ofrecerles toda la información para poder aplicar el método de forma segura.

Soy técnico en nutrición infantil, asesora de BLW y asesora de lactancia certificada. Por fin estoy feliz de trabajar en lo que me llena, me gusta ver cómo los bebés empiezan la AC y feliz de ser partícipe de sus inicios gracias a la confianza que depositan sus familias.

Cuando empecé BLW a comer, nunca pensé que llegaría tan lejos ya que en principio solo pretendía ofrecer información y recetas, pero decidí crecer y poder ayudar más, entonces nació la web www.blwacomer.com donde un sueño se hacía realidad, poder acompañar a cientos de familias mediante las asesorías privadas y talleres, hacer seguimientos y ver cómo comparten su felicidad. Para mí ese agradecimiento es lo máximo.

Ahora solo pienso en poder seguir ayudando, ofrecer más diversidad de talleres y seguir estando ahí apoyando a las familias.


Laura Zubeldia (@laura.zubeldia.blw)

Me llamo Laura Zubeldia, soy asesora certificada de Blw y casi asesora de lactancia. Desde que nació mi hija hace 5 años estoy estudiando y me fascina todo lo referente la alimentación infantil. En mi web LauraBlw.com podrás encontrar mis cursos online de Blw y Alimentación a partir del año, mis libros de recetas blw y veganas y los cursos de primeros auxilios y baby sign language que imparte Nerea Moya (Técnica de Emergencias Sanitarias) con quien colaboro.

También podrás inscribirte a mi Tribu de Telegram donde por sólo 5€/mes tendrás asesoramiento constante por dos asesoras. Una web muy completa para ayudarte en tu crianza.

Nacer en tiempos del coronavirus también en redes sociales - Facebooktwitterinstagram
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *