Siempre hay luz

¡Hola! ¿Qué tal si empezamos por el principio? Me llamo Lara, soy de Gijón y el 17 de marzo de 2020, tres días después de decretarse el estado de alarma en todo el país, di a luz a mi pequeño Gabriel. Confinada y obligada a vivir una doble cuarentena, me animé a crear este blog como vía de escape. Aquí te cuento mis alegrías y desvelos en este viaje por la maternidad en el que el coronavirus se ha convertido en compañero obligatorio de batalla.

Jamás imaginé que la llegada de mi bebé al mundo tendría lugar en unas circunstancias tan excepcionales. Ahora que lo veo con ciertas perspectiva, pienso que tuve suerte. Sí, suerte. Porque fue todo tan rápido, apenas tres días de caos en los que casi no tuve tiempo para asimilar todo lo que estaba pasando a mi alrededor, que el susto no fue tanto. Sé de otras mamis que vivieron sus últimas semanas antes de dar a luz en medio de una enorme incertidumbre, con pruebas y citas médicas anuladas por causa de fuerza mayor, sin saber hasta última hora si podrían tener acompañamiento en el parto o si el padre podría estar con ellas durante la estancia en el hospital. Sé de muchas que tuvieron que pasar por esto solas.

Por eso, pensando en ellas, en todas las que están ahora en su último tirón del embarazo, he creado la sección «Coronamamis», en la que invito a las mamás que, como yo, han dado a luz desde el pasado 14 de marzo, a compartir su historia. El único objetivo es sentirnos un poco menos solas, un poco más arropadas.

Si es tu caso, te animo a que me envíes un relato con tu experiencia. Escríbeme a nacerentiemposdelcoronavirus@gmail.com y yo me ocupo de lo demás.

¡Nos vemos en las redes!